archivo

Archivo de la etiqueta: La cámara con alas

Aquí comienza mi primer experimento revelando en blanco y negro película de color.

Durante un par de semanas tuve conmigo una NOPO, una estenopeica de madera, una de las cámaras del proyecto La cámara con alas. Era la segunda vez que la tenía conmigo, así que, sabiendo ya cómo iba, traté de aprovecharla al máximo.

La segunda vez que la cargué, lo hice con un rollo que no me gusta demasiado, pero que tenía por casa sin hacerle mucho caso: un Redscale XR 50-200 de Lomography. Así que me di cuenta de que era perfecto para probar a revelarlo en blanco y negro.

Tuve problemas con el rollo, porque debí cargarlo mal y se me enrolló en la cámara. La abrí un par de veces en un cuarto oscuro improvisado, la habitación, a oscuras (todo lo posible) y debajo del edredón. Pero parece que no le fue mal.

Busqué mucho en internet para ver resultados y sistemas, la verdad no encontré demasiado, pero decidí seguir lo que contaba Efra Ríos en su blog.

Antes de empezar, un pequeño paréntesis: este año he retomado el revelado. Me regalaron un kit, un pack de líquidos que no es de ninguna de las marcas de siempre. Se llama Uncle Mort’s Celebrating de Darkroom 4 Pack. Por lo leído en canonistas.com, parece que es el antiguo Promicrol. En Digitaltruth.com hay una tabla de tiempos de revelado que dejo enlazada aquí.

Como decía, me basé en este blog que comentaba antes para el proceso de revelado e hice lo siguiente:

  • Lavado de la película: 10 minutos

  • Revelador: 1 hora, agitando los 30 primeros segundos de forma continua

  • Paro: 5 minutos

  • Fijador: 30 minutos

  • Lavado: Cambio de agua cada 5 minutos 15 veces.

Y aquí los resultados, que he digitalizado en color, para que se vea el resultado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con marcas y arañazos de lo doblado que quedó el negativo, pero bueno, no esperaba nada bueno. Exposiciones bastante largas, hay desde los 5 segundos hasta las 6 horas de una de las imágenes. Pero lo importante es que me ha salido algo. Las disoluciones no eran nuevas, si recientes, pero era el quinto revelado que hacía con ellas.

 

Anuncios

¡Qué mejor forma de celebrar el Día Mundial de la Fotografía (World Photo Day) que con una entrada sobre mi experiencia con una preciosa TLR de medio formato!

Vuelvo a participar en el proyecto La cámara con alas. Imagino que muchos ya sabréis de lo que hablo, que además ya he dedicado una entrada hace tiempo aquí en el Carpebloc, pero para los que no saben de qué estoy hablando, es un proyecto analógico, que crea una comunidad unida por cámaras viajeras.

Esta vez he me ha llegado #ElCoheteSoviético, una Lubitel 166B y un fotómetro de mano gracias a Analogic is different, mecenas de esta aventura. La cámara está genial, da gusto salir de paseo con ella; aquí tenéis algunas de las fotos que hice con ella. (clic en la imagen para ver la galería).
2.Carmen Porteiro (Lugo) El Cohete soviético

Como cuento en la entrada que se publica en La cámara con alas, tuve problemas con el escáner, que se me estropeó, por eso ni están todas las fotos que hice, ni las que están tienen toda la calidad que deberían tener.

Estoy esperando a que me lleguen más cámaras, porque esto es totalmente recomendable, aunque… ¡Cuidado! ¡Engancha un montón!

Estoy participando en un proyecto precioso de La cámara con alas. Se trata de crear una comunidad totalmente dispersa y compartir una cámara viajera. Yo me apunté hace tiempo al proyecto con “La Aventurera”, una Polaroid 600 que me llegó después de haber pasado por otras 5 manos diferentes. Hay unas reglas básicas que hay que cumplir, sencillas y lógicas, como tener la película preparada para cuando llegue la cámara, realizar el envío en el plazo acordado y con una de las Polaroid y dejar que la cámara continúe su viaje.  En Sales de Plata lo explican muy bien.

 

6b0f6d7f0bca09c88e569a36a1729cf907541a3a-1408467031

La Aventurera recién llegada con Brasas inspeccionando que todo esté bien

 

Con la cámara en mi poder y cargada, este fin de semana estuve haciendo fotos. Ahora ya está preparado todo para enviárselo al siguiente destinatario y que esta Aventurera continúe su viaje. No os voy a desvelar la fotografía que enviaré porque eso es cosa de La cámara con Alas, pero os garantizo que me apuntaré a más proyectos con diferentes cámaras, porque es divertido, es emocionante recibir el paquete y formar parte de esta comunidad en la que yo, por lo menos, no conozco a nadie, pero tengo en común bastante.

A %d blogueros les gusta esto: