Alfredo Jaar en el Kiasma

Cuando viajo no siempre puedo pararme en todo aquello que me gustaría conocer o visitar más a fondo. Sobre todo en aquellos países donde hay una gran oferta, pero, en muchos casos, es de pago. En mi reciente aventura hasta Nordkapp tuve la oportunidad de hacer una visita al Kiasma, el Museo de Arte Contemporáneo de Helsinki, un lugar increíble donde me encontré con una sorprendente exposición: TONIGHT NO POETRY WILL SERVE, de Alfredo Jaar.

Alfredo Jaar es un artista chileno afincado en New York. Artista, arquitecto y realizador, de gran éxito internacional debido a sus instalaciones e intervenciones en el espacio público. Ha participado en las Bienales de Venecia y Brasil, el Dokumenta, así como multitud de exposiciones en diferentes salas y museos internacionales. Y yo tuve oportunidad de ver en el Kiasma Tonight No Poetry Will Serve, título de un poema de Adrienne Rich, una importante fuente de inspiración del artista.

jaar_karusellikuva2

Alfredo Jaar, Geography = War, 1991. Photo: Finnish National Gallery / Petri Virtanen

A través de elementos gráficos representativos del s. XX me encontré en esta expo con una importante crítica a importantes hitos de la historia como al papel de los medios de comunicación y la reacción ante ellos: La famosa foto de Obama y su gabinete durante la captura de Osama Bin Laden, las portadas de la revista Newsweek enfrentadas a la crisis humanitaria y guerra civil en Uganda, la dictadura de Pinochet, la hambruna en África y el Bang Bang Club… Fotografía, periodismo y conflictos desmenuzados, interpretados y presentados al espectador.

jaar_karusellikuva3

Alfredo Jaar, Untitled (Newsweek), 1994. Photo: Finnish National Gallery / Petri Virtanen

Y en medio de todo esto una de las obras que más me llamó la atención. Se trataba de un montón de carteles con una frase: YOU DO NOT TAKE A PHOTOGRAPH. YOU MAKE IT (No tomas una fotografía. La haces). Es de  Ansel Adams y allí me la encontré impresa en carteles de 70×70 apilados desde el suelo hasta la altura de la cintura y una cajita con gomas pegada a la pared. Espero que Alfredo Jaar no utilice el material de las cámaras de videovigilancia, porque entonces seguro que me convierte en su protagonista: rodeé los carteles, los miré una y otra vez, me acerqué a la caja con gomas, miré para el de seguridad a ver si me decía algo, analicé a todos los demás visitantes a ver si habían cogido un cartel o no, me acerqué a leer varias veces la descripción de la pieza donde claramente decía algo así como Por favor, llévate uno, lo cuchicheé con mi cómplice…

Y finalmente, enrollé un cartel le puse una goma y me lo llevé.  Ah, y le hice esta foto con el móvil (con las gomitas al fondo, en un recipiente en el suelo):

IMG_3159

No vi a nadie más en todo el museo con un cartel enrollado en la mano. Me fui a la oficina de correos, que por suerte estaba al ladito y me lo envié por correo (Cuando viajas con poco espacio, enviarte cosas por correo es una gran solución y más barata de lo que puede parecer).

Así que ahora tengo una parte de una pieza de Alfredo Jaar, que a su vez es una cita de Ansel Adams esperando para enmarcar y colgar en un lugar que todavía no he decidido.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: